domingo, 24 de julio de 2011

Osteonecrosis por bifosfonatos


Poco a poco se va extendiendo el conocimiento de una nueva patología a nivel de los maxilares como es la osteonecrosis por bifosfonatos o BRONJ (Biphosphonate Related Osteonecrosis of the Jaws).
Desde que Marx describió los primeros casos ha sido constante la publicación de artículos en los journals de Cirugía Maxilofacial con series de pacientes o protocolos de tratamiento. Incluso en el pasado Congreso Europeo en Brujas hubo una sesión exclusiva para esta patología.
Los bifosfonatos son un fármaco muy empleado para el tratamiento de la osteoporosis o en pacientes afectos de mieloma múltiple o con metástasis óseas de cáncer de mama o próstata, entre otras. La probabilidad de producir una necrosis de los maxilares es directamente proporcional a la potencia del fármaco, por lo que en el caso de los bifosfonatos intravenosos (como el Zometa) el riesgo es mucho mayor que en los de administración oral (como el Fosamax).
No obstante dada la abundante población con osteoporosis que toma bifosfonatos también es frecuente ver casos en este contexto, generalmente con lesiones más limitadas.
Lo más importante en los pacientes que toman bifosfonatos es la prevención mediante el tratamiento conservador de las caries dentales y evitar en la medida de lo posible las extracciones, colocación de implantes dentales u otro tipo de cirugía oral y en el caso que sea imprescindible seguir las pautas de suspensión de la medicación (si la enfermedad de base lo permite).
Las lesiones pueden ser desde pequeñas exposiciones óseas asintomática, secuestros hasta afectación completa de los maxilares con fístulas y supuración.
En esta patología tiene un papel muy importante los odontólogos y médicos de cabecera para evitar un desencadenante de la enfermedad, diagnosticarla rápidamente y derivarla al especialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario